A bordo

Era mi primer día de trabajo. Sara me enseñó a moverme por la oficina, me dejó tiempo y espacio para familiarizarme con mi escritorio y mi ordenador. Sara se acercó, después de preguntarme si necesitaba algo, con una sonrisa pícara, que me extrañó, me dijo que era hora de conocer a mis compañeros. De pronto,…