DISTINTAS PERSONAS, DISTINTAS REALIDADES

El premio Nobel Eugene Wigner, en 1961, quiso plantear un experimento que podía demostrar una de las paradojas menos conocidas de la mecánica cuántica. Esta paradoja lo que establece es que dos observadores que ven la misma realidad pueden tener experiencias distintas de ella. Es decir, que dos observadores de un fenómeno pueden, después, contar…