27 de marzo

Hoy, nostálgica, no he podido evitar echar la vista atrás y recordar aquel día. El atril parecía hacerse gigante antes de subir a él, frente a las miradas escrutiñadoras de mi equipo, de mi gente, de mis compañeros, amigos, trabajadores, frente a toda mi empresa. El mensaje era claro, pero qué difícil era transmitirlo para…