Marisa y los hados

El otro día me llamó Marisa. Me contó que estaba fatal en el curro. Que sus jefes no la valoraban, que sus compañeros eran unos escaqueados, que su coordinador no comprendía nada y que los hados estaban contra ella. No paraba de quejarse, una tras otra. Me dijo que el destino la determinaba, que en…