Negociación win-win

Sus argumentos eran sólidos, por eso se agarraba con firmeza al volante, seguro de sí mismo. Tras un periodo de conocer las posturas habían llegado a esta situación. En frente, sin perder de vista su objetivo se aferraba al cambio de marchas, dispuesto a aceleran, más revoluciones, podía y tal vez debía. Dos coches uno…