¿Flexible como un junco o firme como un roble?

Ir a descargar

Un día, Andrea salió de paseo por el río. Se la veía preocupada, o más bien nerviosa. La acababan de fichar para un nuevo trabajo y empezaba al día siguiente. Estaba absorta en sus pensamientos cuando, de repente, oyó unas voces a su lado. Ahí no había nadie, así que se acercó más a la orilla del río, para echar un vistazo. Seguía oyendo las voces y cada vez estaban más cerca, pero seguía sin ver a nadie. De pronto, se percató de que un roble y un junco estaban manteniendo una acalorada discusión.

– Soy yo el que sirve de ejemplo, – dijo el junco. – Les dicen que tienen que ser más como yo y menos como tú, por algo será.

Sí, porque te doblas, – contestó el roble. –Pero a veces no es malo ser robusto y tener unos cimientos sólidos. Luego viene una DANA de esas o entorno VUCA y ¿dónde acabas tú?

Me menea, pero no tiene por qué arrancarme. Sí que es cierto que tú das algo más de estabilidad, – reconoció el junto, – pero mi flexibilidad tú no la tendrás nunca.

Tienes razón, – cedió el roble. – Pero no todas mis ramas son tan firmes como mi tronco. Hay otras que sí que se menean, que son más adaptables a la situación. Es más, yo tiro muchas de mis hojas, pero tengo primos que no, que las mantienen todo el año.flexible

Andrea no daba crédito. Bajo la atenta mirada del junco, la chica se acercó al roble y movió una de sus ramas. Sus hojas bailaron y dejaron caer unas gotas de rocío sobre el junco. Andrea se sintió como en casa al lado de ese roble y decidió que, en adelante, esa sería la sombra a la que iría a leer cada tarde.

El junco, pensativo, comentó:

– Creo que ahora lo entiendo. Y, la verdad, es que, en el fondo, los dos estamos aquí plantados y somos distintos, adornamos el río de formas diferentes. Yo no soy tan señorial, pero soy más juguetón.

Andrea sonrió, recogió sus bártulos y se marchó de vuelta a casa con una sonrisa y dispuesta a enfrentarse a su primer día de trabajo.

Conoce más sobre el arco de transformación personal de Okapiatools en nuestra web y en las redes.

Recomendación del editor:

Si queréis conocer el valor  de un storytelling te dejamos un artículo de Puromarketing de Manuel Quiñones. Historias aplicadas al marketing.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s