El final del verano

De nuevo en el trabajo. Semblantes grises y caras ansiosas de contar sus vivencia estivales. En general, rostros confusos y melancólicos unidos a cuerpos de lentos movimientos, zombis de septiembre intentando recuperar el ritmo de trabajo.

En mi escritorio, sacudo la arena de playa del nuevo manual técnico de procedimiento estándar. Leer rápido, aprender deprisa; esa es la premisa, lo que llaman agilidad, vamos. Repasando las primeras hojas, la resistencia al cambio y el proceso de adaptación me conducen a las rumiaciones. No tengo tiempo para tonterías, ya lo he leído, solo tengo que repasarlo y aplicarlo. Aprieto los dientes, gruño y las páginas del manual empapan mis neuronas. Termino el manual, me surgen dudas e incógnitas que me llevan a pensar que todo es demasiado complicado: no voy a saber cómo proceder.

Un café y media manzana después – bueno también un bollito –, me arremango y ¡venga! A por el primer proyecto de la temporada. Voy desarrollando, analizo los datos, indago en nuestro público objetivo y …stop, cocreación con las personas implicadas en el proyecto. Mmm… creo que esto era uno de los puntos importantes del nuevo procedimiento. Que follón, reunir a las personas y lo que conlleva una reunión: un montón de gente, cada uno con sus ideas propias, pegándose por llevar razón. Ufff que pereza, ojalá estuviera otra vez de vacaciones.

person standing near sand castle

Boceto de un proyecto de verano

En la playa, a primera hora de la mañana quería darles una sorpresa a mi hija y a sus amigos, iba a construirles un supercastillo de arena, pero claro con los niños uno no siempre sabe y cuando me disponía a levantar mi segunda torreta, una tromba de niños me rodeo con sus preguntas y un montón de sugerencias. Yo pensaba “callaos niños, sé cómo quiero hacer el castillo”, pero recordé que el castillo era para ellos, así que me limite a organizarlos según sus habilidades. Bueno, como eran niños más bien según sus impulsos. Yo me limité a que el castillo fuera uniforme, a unir las ideas de todos los niños. Al final de la mañana, entre risas, alguna frustración infantil y con mucha decisión por parte de todos, teníamos el castillo más fantástico de toda la playa, era “pura fantasía”. Ahora que lo pienso, es parecido a cómo tengo que manejar la organización de las personas para los proyectos, lo que me está contando el nuevo manual de procedimiento. Pienso en las personas que necesita el desarrollo del proyecto, las agrupo por sus atributos y los enlazo para conectarlos. Además, cuento con la profesionalidad, con los niños es mucho más difícil lidiar. Bueno, a veces, los adultos, con nuestras envidias, egos y miedos, somos peores que… Hago llamadas y escribo emails para concertar una reunión donde poner las primeras impresiones sobre la mesa.

Tras los primeros pasos de desarrollo del proyecto, siento que fluye. Sigue hacia adelante, impulsado por la energía del verano. Sosegado, con buen humor y dispuesto – o ¿es disponible? -. Mis habilidades actúan ligadas a mis conocimientos; otras, desconocidas, se han desarrollado para mi sorpresa.

 

Conoce más sobre el arco de transformación personal de Okapiatools en nuestra web y en las redes.

 

Recomendación del editor:

Sabemos que es una época donde la mayoría de profesionales se están incorporando al trabajo. Si eres uno de ellos o este año tus vacaciones son… tranquilo no te quemes tan rápido. Lee un cuento sobre el burnout y aprende a respirar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s