Conflictos reales en mundos ficticios

En el ámbito laboral se dan una serie de conflictos que son comunes en todas las organizaciones. A veces es como el salvaje oeste. Un sheriff procura poner orden, un grupo de cuatreros intenta apoderarse de las recompensas de un proyecto, alguien se cree John Wayne,  individualista y duro, pero es un Gary Cooper, conciliador y carismático. Se encienden las luces en la oficina, “silencio”, se ruedan situaciones como esta:

De pronto,  todos enmudecieron, se refugiaron tras sus mesas. En la oficina, solo se oía el sonido de las espuelas golpear el suelo. Se paró delante suyo. Esteban estaba sentado en su escritorio, mordisqueando un lápiz, impasible, le miró. Daniel, arrojó los documentos sobre su escritorio. Las miradas furtivas de sus compañeros rasgaban el silencio.

En un escenario ficticio, emergen una serie de conflictos reales cotidianos en las relaciones laborales. Nos saca de nuestro ámbito diario, habitual y manejable, trasladándonos a un mundo, percibido como libre para actuar. En un escenario ambientado en…

Sin título

 

De pronto, tras la exigencia de Daniel, surgió el silencio, “esto es lo que hay que hacer, es la mejor solución” ¿era una imposición o el tono de sus palabras? Surgieron opiniones e ideas, cuando se quisieron dar cuenta, estaban discutiendo; mientras, el contexto se complicaba: la unión apretaba para quedarse el territorio. Esteban intentaba conciliar. Las miradas de sus compañeros buscaban complicidad.

Un escenario ficticio nos ofrece la oportunidad de acercar posturas. En un ambiente fuera del confort diario, nos mostramos de otra manera, más dispuestos a escuchar, discutir y llegar a acuerdos acercando posturas.

Tras recuperar la escucha activa, comprometerse con un objetivo común y un cambio de roles para ver las distintas posiciones, juntos, tomaron la decisión: mantenerse independiente del tratado de la Unión e intentar llegar a un acuerdo de cooperación. Ofrecieron pactos de manera coordinada, todos ganaban: los participantes, individual y grupalmente, y la Unión.

Tras pasar por un escenario en un hipotético ambiente, en el mundo real se dan conflictos ficticios:

De pronto se hizo el silencio, Daniel exponía su visión del proyecto, todos, sentados en la mesa redonda, escuchaban atentamente. Esteban inicio la rueda de preguntas y sugerencias. Las discutieron. De una idea surgía otra, que conducía a una más amplia y relevante. ¡Emergió el proyecto! Cada uno sabía lo que tenía que hacer, llegó el momento del desarrollo.  Las miradas de complicidad formaban parte del ADN del equipo.

Conoce más sobre el arco de transformación personal de Okapiatools en nuestra web y en las redes.

 

Recomendación del editor:

Hazte un hueco en tu agenda, reúne a tu equipo y participa en una demo en uno de los escenarios de Okapia Tools.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s