DISTINTAS PERSONAS, DISTINTAS REALIDADES

El premio Nobel Eugene Wigner, en 1961, quiso plantear un experimento que podía demostrar una de las paradojas menos conocidas de la mecánica cuántica. Esta paradoja lo que establece es que dos observadores que ven la misma realidad pueden tener experiencias distintas de ella. Es decir, que dos observadores de un fenómeno pueden, después, contar cosas diferentes sobre éste, ya que no lo habrán vivido igual. Pero no pasó de ser un planteamiento, no se podía comprobar.

Y esto que suena a locura, se ha demostrado. El MIT Technology Review publicó el 12 de marzo (https://www.technologyreview.com/s/613092/a-quantum-experiment-suggests-theres-no-such-thing-as-objective-reality/) un artículo en el que se habla del experimento que ha constatado lo que Wigner decía. Massimiliano Proietti, de la Heriot-Watt University de Edimburgo, junto con su equipo, han confirmado la teoría de Wigner: las realidades percibidas pueden ser tan diferentes que a veces se hace imposible sacar hechos objetivos sobre esa realidad. Tenemos que decir que este experimento se ha hecho con fotones, pero los resultados son realmente fascinantes, sobre todo por las implicaciones que conllevan.

¿Recordáis los juegos de figura-fondo que emplea la Gestalt? Sí, esas en las que veías dos caras o un jarrón, o la otra en que se puede distinguir una mujer vieja y una joven, o aquella en la que podríamos percibir a un saxofonista o un rostro.

drawing-illusions-ground (1).png

Pues esto es lo mismo. El espectador de un acontecimiento tendrá una percepción u otra, entenderá una cosa u otra, vivirá una realidad u otra y contará una historia u otra. Y no nos olvidemos de que estas historias que contamos son las que configuran nuestra realidad, la que determina qué hemos vivido y cómo nos sentimos frente a ello. Es más, un cambio de narrativa puede suponer un cambio radical en nuestras vidas. Así que ojo con lo que nos contamos, siempre habrá una historia alternativa que contarnos que, tal vez, nos favorezca más el crecimiento. En palabras de Eric Butterworth, “ver no es creer ¡creer es ver! No vemos las cosas como son, sino como somos”.

También con esta base podríamos decir que muchos de los problemas que se dan en los entornos laborales muchas veces se deben a que nuestras vivencias, nuestras historias, frente a un mismo hecho son diferentes y no escuchamos la del otro porque creemos que ya tenemos la verdad en la nuestra propia. Y, no debemos olvidar que, como decíamos más arriba, dos observadores que ven la misma realidad pueden tener experiencias distintas de ella.

zp13psjtwnn2crgq7ps2xs6l4-1.png

 

 

Conoce más sobre el arco de transformación personal de Okapiatools en nuestra web y en las redes.

 

Recomendación del editor:

Te invitamos a conocer la importancia de la narrativa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s