¿TODAVÍA GATEANDO?

En un artículo publicado por Forbes el 8 de febrero, acerca de cómo será el ser humano en este futuro de la inteligencia artificial, comenta cómo la cada vez más sofisticada I.A. acelera de forma exponencial su capacidad para realizar tareas humanas.

Todos los avances a lo largo de la evolución siempre han supuesto cambios de modelos organizacionales tanto en el trabajo como en la vida del ser humano.

El hombre se unió en clanes familiares sin división del trabajo y comenzó con SOLIun modelo organizativo formado por caciques autoritarios; el modelo evolucionó hacia un modelo mágico, a modelos jerárquicos y autocráticos, para desembocar en una meritocracia clara, y hemos llegado a la evolución actual: un modelo más sensible a la justicia, la igualdad, la armonía, a la comunidad y al consenso.

Hoy en día, estamos viendo atónitos cómo hay organizaciones que instauran modelos que, aun manteniendo la estructura piramidal, son mucho más de “abajoarriba”, cómo se implantan organizaciones Teal, con modelos autogestionados y equipos holocráticos de círculos de trabajo, produciéndose un salto cuantitativo y cualitativo tanto en productividad como en relaciones humanas.

Este salto hacia los nuevos modelos, nos lleva inexorablemente a ver cómo lasorganizacional organizaciones cada vez hablan más de inteligencia emocional, de valorar las competencias soft, de los cambios que hay que hacer. Vemos cómo se multiplican los artículos, las conferencias y las mesas redondas a propósito de lo que se denomina “el cambio digital”, de la evolución que se debe hacer en los recursos humanos de la empresa, del protagonismo que deben adquirir estos departamentos… y esto, sólo es el principio.

Este cambio que se avecina con grandes zancadas va a suponer una revolución, sobre todo, para las personas cuyo trabajo se vea afectado. Todo lo expuesto se dice, se cuenta y se comenta en los diferentes mentideros, haciendo hincapié en que la Inteligencia Artificial, la IA, puede evaluar, seleccionar, actuar y aprender de sus acciones, incluso puede ser independiente y autosuficiente.

Hasta la fecha, la tecnología ha desarrollado tareas repetitivas específicas; de hoy en adelante, la veremos en cualquier trabajo que implique rutinas para la solución de problemas, en procesos y conocimientos dentro de estructuras existentes. Hoy en día sabemos que ya están maduras para poder implantarse. Podemos ver la I.A en trabajos como en los servicios al cliente, en la planificación de viajes, en los diagnósticos médicos, en el comercio de acciones, bienes raíces, diseños de ropa, etc.

A medida que la tecnología reemplaza nuestro valor económico tradicional, tenemos que plantearnos el valor único que tiene y aporta el ser humano frente a la máquina. Éste es el mayor reto con el que nos enfrentamos. Ese cambio al que anteriormente hicimos referencia y que llamamos en la actualidad selección de talentos, implantación de talentos, la formación en talentos, es el cambio más importante que tenemos que realizar.

Tenemos que cultivar las habilidades humanas que ofrecen valor.  Los seres humanos tenemos una gran capacidad para disfrutar del riesgo y la novedad, pero debemos reforzar y desarrollar nuestras habilidades soft, como la creatividad, la imaginación, el liderazgo, el análisis, el humor, la innovación y el pensamiento original, la conciencia, la curiosidad y el pensamiento crítico. Tenemos que hacerlo pronto, porque si no, nos pasará la historia por encima.

Sin duda, realizar este cambio es romper resistencias, valorar habilidades que hasta la fecha no se han considerado como importantes y que incluso, a veces, se han visto como “incapacidad” más que como capacidad. Tenemos que cambiar nuestra forma de pensar, debemos darles el valor, abrir el espacio que deben ocupar y potenciar en las empresas, escuelas de formación y universidades todo su desarrollo.

Ya hay voces que se alzan y piden reformar los planes de estudio para nutrir estas habilidades críticas de pasión, curiosidad, imaginación, pensamiento crítico y persistencia; piden que a los estudiantes se les enseñe a comunicarse, a hacer preguntas, a resolver problemas con creatividad, empatía y ética, a desarrollar su inteligencia emocional y su inteligencia conversacional. Es necesario mejorar al ser humano, nadie será capaz de prosperar sin estas habilidades. De esta manera seguiremos avanzando y evolucionando. El jazz, las novelas gráficas, el blockchain, el aprendizaje automático, la atención consciente y la propia Inteligencia Artificial pueden contribuir a ello. El futuro es ahora.

oportunidad.png

Aprovechar los cambios para aumentar el valor de la organización

 

Conoce más sobre el arco de transformación personal de Okapiatools en nuestras redes y en nuestro blog.

 

Recomendación del editor: 

 

Lee acerca de la manera de implementar I.A en: 10 customer Experience implementations of artificial intelligence, de Forbes.

Visita uno de los aspecto más importantes que los empleados deben tener para poder llevar a cabo el cambio, base de la confianza. O realiza una propuesta de valor en tu organización para allanar el camino hacia el futuro.

 

Fotos: Cartas para trabajar la comunicación y los valores de las organizaciones, de Okapiatools.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s