El viaje del empleado empieza por la propuesta de valor

El viaje del empleado en la empresa, las vivencias que tengan las personas que trabajan para nosotros durante el tiempo que formen parte de nuestra organización, hay que elaborarlo, diseñarlo y cuidarlo para que estas personas que favorecen que el trabajo salga adelante no solo estén cómodas y a gusto, sino que resulten, gracias a ello, más efectivas y alcancen su máximo potencial.

Así que, con el viaje del empleado, lo que se pretende es atraer, retener y fidelizar de manera que nuestros empleados se conviertan en verdaderos embajadores de nuestra marca, que se sientan orgulloso de pertenecer a nuestra empresa, que “vendan” los beneficios de nuestra empresa.

Para conseguir que las personas que trabajan en nuestra organización, y los potenciales trabajadores, de verdad se conviertan en esos embajadores de la marca que deseamos, podemos (y conviene) empezar por la creación de una Propuesta de Valor para el empleado (PVE). Sí, suena a algo que se hace para producto y desde marketing, pero igual conviene empezar a coger herramientas de otros ámbitos de la empresa – tanto marketing como calidad o dirección de proyectos – y aplicarlas, adaptadas, a la gestión de las personas que forman parte de la organización.

close up of human hand

Atraer, retener y fidelizar

Partiendo de este punto, os propongo unas pautas base para conseguir crear una propuesta de valor que resulte atractiva tanto para los empleados que ya tenemos como para aquellos a los que nos gustaría enamorar. Para ello, hay que saber que las personas se fijan, ante todo, en tres elementos clave de las empresas:

  • Enriquecimiento personal que percibe. Esto no se refiere solo al salario, también abarca la formación, el plan de carrera, las perspectivas de futuro, la valoración que siente…
  • Estructura empresarial. Sí, la estructura, la organización propia de la empresa y la jerarquía que tiene.
  • Relaciones dentro de la empresa a todos los niveles. No se trata solo de las relaciones dentro de los equipos, sino también la que se crea entre los equipos y con la dirección.

Además, se debe tener en cuenta que, para que una PVE sea efectiva, debe cumplir los siguientes criterios:

  • Alineación con la visión, la misión y los valores de la organización.
  • Honestidad: vender humo no sirve de nada, se acabarán dando cuenta.
  • Vinculación con la estrategia de gestión de empleados.
  • Singularidad, de manera que trasmita la diferenciación de la empresa y qué proporciona valor.
  • Uso de un estilo comunicativo acorde con la empresa y que resulte efectivo.
  • Alineamiento con el branding externo.
  • Que resulte entendible para la audiencia a la que te diriges, para tu target.

Estos siete criterios los podríamos resumir en dos: transparencia y honestidad.

Os proponemos 5 pasos para la creación de la PVE en tu organización. No olvidéis que siempre será mucho más efectiva si la haces con vuestros trabajadores. Escucha lo que tienen que decirte, ahí radica la clave del éxito. ¡Descarga y rellena!

 

Conoce más sobre el arco de transformación personal de Okapiatools en nuestras redes y en nuestro blog.

Recomendación del editor: La experiencia empleado como el viaje de un héroe.

 

Un comentario en “El viaje del empleado empieza por la propuesta de valor

  1. Pingback: ¿TODAVÍA GATEANDO? | Okapia Tools Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s