Descubrir (y construir) a los líderes y jefes del mañana

¿El líder nace o se hace?

En plena apoteosis de clases de liderazgo, cursos de creatividad, talleres de innovación disruptiva y demás, creo que llega un momento en el que hay que pararse y pensar. Reflexionar. ¿En qué consiste ser líder? ¿Para qué sirve? ¿Todo jefe es líder y todo líder es jefe? ¿Cuáles son nuestros modelos de liderazgo efectivo?

Los líderes son personas que ven lo que se tiene que hacer y motivan y activan a otros para que lo lleven a cabo de una manera excelente. Pero esto, ¿quién lo hace y cómo lo hace? Sin duda, si estamos hablando de empresa, esto lo hace el jefe, que tendrá más o menos habilidades de liderazgo (además de su propio estilo) y más o menos capacidad de motivación.

Características propias del líder

El líder se conoce a sí mismo. Un buen líder sabe cómo es, confía en sí mismo y en los demás, no es suspicaz de todo lo que le rodea y es capaz de delegar sin necesidad de ejercer una supervisión constante.

El líder está. La persona que de verdad es líder no se esconde en su despacho, no se pasa el día “oculto” en reuniones sin ver a sus colaboradores, no se escaquea. Doug Conant, antiguo CEO de las sopas Campbell, elaboró rituales para conectar tanto física como psicológicamente con las personas de todos los niveles de la compañía, en lo que él llamó “touchpoints”. Así, cada mañana, durante bastante rato, se paseaba por la oficina, hablando con todos y mostrando un interés genuino por ellos y sus familias, y dirigiéndose a cada uno de ellos por su nombre. Un líder necesariamente tiene que ser accesible. animar

El líder predica con el ejemplo. Resulta obvio comentar que un buen líder no es aquel que dice lo que hay que hacer y se echa a dormir. O aún peor, se va al bar. No. Eso no es un líder. El líder debe ser quien dé ejemplo a su equipo, quien enseñe, quien diga cómo se hacen las cosas y quien muestre cómo se hacen. No vale con decir lo que hay que hacer y a otra cosa.

El líder no echa balones fuera. El líder es “accountable”, es responsable, pero no responsable a posteriori y a la hora de dar explicaciones, sino desde el principio. No vale con justificar después de los fallos o hacer la del niño, excusándose diciendo que “el perro se ha comido los deberes”. Hay que coger al toro por los cuernos, enfrentarse a las situaciones y asumir todas las responsabilidades implicadas en la tarea, sin miedo y sin evasivas.

El líder arrastra y consigue resultados. El líder consigue que el grupo o el equipo “reme” en la misma dirección, hace que los objetivos generales se alineen con los particulares y consigue que se alcancen los resultados. Una vez alcanzados, el buen líder se preocupa por valorar a su equipo, proporcionando feedback productivo y apreciando el esfuerzo realizado.

Pero no solo hace falta liderazgo

Mindtools (www.mindtools.com), una de las mejores páginas y clubs de aprendizaje de prácticas empresariales y competencias de gestión, acaba de publicar en Estados Unidos (en el resto del mundo el lanzamiento será en mayo) su último libro, “Mind Tools for Managers: 100 Ways to Be a Better Boss”, basado en un proceso de investigación exhaustivo en el que yo misma participé. En él, destaca las 100 capacidades básicas que se pueden perfeccionar para ser un mejor jefe, que no necesariamente líder. A modo de muestra y resumen, enumeraré solo las del primer grupo, Conocerse y gestionarse a uno mismo, con sus correspondientes habilidades.

  1. Conocerse a uno mismo.
    1. Saber cómo tus acciones impactan en los demás.
    2. Comprender y emplear tus fortalezas de la mejor manera.
    3. Comprender tu propia personalidad.
    4. Tener una actitud positiva y enérgica y gestionar los pensamientos negativos.
    5. Buscar siempre la mejora y el aprendizaje.
    6. Conocer y comprender los objetivos propios y organizacionales.
    7. Confiar en ti mismo y en tu equipo.
  2. Planificar y gestionar el tiempo.
    1. Priorizar las tareas de manera efectiva.
    2. Organizar el tiempo correctamente.
    3. Mantenerse centrado.
    4. Eliminar de tu día actividades de bajo rendimiento.
    5. Emplear un método estructurado para priorizar tareas.
    6. Comunicar las obligaciones de manera segura y de forma anticipada.
  3. Gestionar el cambio y el estrés.
    1. Gestionar las emociones negativas, incluyendo la ira, en el trabajo.
    2. Desarrollar la resiliencia y crecerse ante los contratiempos.
    3. Analizar y gestionar las fuentes de estrés.
    4. Gestionar el impacto de la presión por el desempeño.
    5. Aprender de la experiencia de forma sistemática.
    6. Ser valiente y directo.
  4. Gestionar la carrera profesional.
    1. Encontrar el equilibrio perfecto entre la vida laboral y personal.
    2. Encuentra un rol que te proporcione placer y significado, y en el que hagas uso de tus fortalezas.
    3. Perfilar tu trabajo para adaptarlo a tus fortalezas y aspiraciones.
    4. Sacar tiempo eliminando actividades de bajo rendimiento.
    5. Encontrar una carrera que vaya contigo.
    6. Comprender los comportamientos que pueden hacer descarrilar tu carrera.

Si os interesa saber más sobre el estudio de Mindtools, escribidnos y nos curramos un artículo más completo sobre el tema.

Te invitamos a suscribirte al blog o visitarnos en las redes sociales, no sin antes pasarte por nuestro último post: Negociación win-win

2 comentarios en “Descubrir (y construir) a los líderes y jefes del mañana

  1. Pingback: Primera Plana | Okapia Tools Blog

  2. Pingback: Okapia Tools Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s