Negociación win-win

Sus argumentos eran sólidos, por eso se agarraba con firmeza al volante, seguro de sí mismo. Tras un periodo de conocer las posturas habían llegado a esta situación. En frente, sin perder de vista su objetivo se aferraba al cambio de marchas, dispuesto a aceleran, más revoluciones, podía y tal vez debía. Dos coches uno en frente de otro, ¿quién se apartaría? ¿Quién sería la paloma y quién el halcón? ¿O serán los dos palomas o halcones?

Atrás quedaba el primer contacto, la propuesta y las exposiciones. Las posturas estaban claras, habían provocado una situación de conflicto. Solo quedaba decidir quién era más fuerte; en definitiva, quién tendría el poder sobre el proyecto. Dos coches en una carretera se precipitan uno contra otro.

pexels-photo-593172.jpeg

Las distancias se acortan, parece lejano el punto de partida. Un apretón de manos, una sonrisa cordial y una buena exposición, dio paso a un interés común. Un proyecto tecnológico, innovador, una gran idea que podría repercutir grandes beneficios. El sol se refleja en el guardabarros cromado de los coches, avanzan a gran velocidad, es hora de tomar la gran decisión.

Uno tiene los recursos para explotar el proyecto, aprieta el acelerador, suyo es el capital y las estrategias; enfila el coche al centro de la carretera, piensa “hay que anticiparse, se va a apartar”. En frente, este movimiento provoca una sonrisa, “necesito colaborar, pero mía es la idea y el desarrollo” y con un ligero giro del volante se pone en línea con el otro coche.

Atrás quedan las opciones de paloma-paloma, dos coches frenando, dos personas creando sinergias provechosas; paloma-halcón y paloma-halcón, un coche dispuesto a todo da por hecho que el otro se apartará, tener el poder, el control. Halcón-halcón, punto de equilibrio de Nash, las posturas se van acercando a un choque mortal.

La velocidad corta el viento, un susurro recorre la carretera. A 100metros de la colisión, gotas de tensión recorren la cara de los conductores. A 50, se muerden el labio. A 25 metros se precipitan a un encuentro mortal. A 10 metros los coches cambian su trayectoria mientras frenan, cada uno ocupa un carril de la carretera. Los conductores suspiran aliviados, se miran y bajan de sus coches.

Dos palomas acercan posturas, reconocen sus fortalezas y entre los dos reconducen sus debilidades. Tras un apretón de manos, las oportunidades del negocio son de los dos. Los recursos se funden con las ideas. El proyecto crece, las alianzas positivas hacen funcionar su motor.

Dos coches se deslizan por una autopista, relucientes sortean los vehículos, juntos hacia Success City.

pexels-photo-185662.jpeg

Entrando en Success City

Si la entrada te ha gustado no dudes en suscribirte al blog o visitarnos en las redes sociales, no sin antes pasarte por nuestro último post: Hologramas.

Un comentario en “Negociación win-win

  1. Pingback: Descubrir (y construir) a los líderes y jefes del mañana | Okapia Tools Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s