El dilema del Joker 2

Se acerca la media noche. La seguridad de un grupo de dulces e inocentes ciudadanos y los presos más peligrosos de Gotham, se ha visto alterada por el juego del Joker: dos botones; dos tipos de pagos, vida o muerte. ¿Cuál es el precio? Unos deben morir para que se salven otros o todos deben morir para salvar la moral de la ciudad, lo que se traduce en ser leales a nuestros valores o traicionarlos. El desenlace está en sus manos.

El objetivo del joker es poner en cuestión la ética de las personas. Todos están locos y desquiciados como él, pero él no se reprime para vivir en un mundo hipócrita. ¿Realmente todos somos el Joker en situaciones límite? Veamos la matriz de pagos del Dilema del joker, para ver las posibilidades de los presos y ciudadanos:

ferripresos_matrizpagos

Desde la matriz de pagos obtenemos las principales características de la situación planteada:

  • Un ferri está ocupado por ciudadanos que huyen del caos provocado por el Joker, el mismo individuo que propone el macabro juego.
  • Un ferri está ocupado por peligrosos presos de Arkhan y sus carceleros capitaneados por el director del centro.
  • Han de tomar una decisión en grupo. Influida por la autoridad en cada ferry y la presión de la masa en la toma de decisiones.
  • Solo hay dos factores: la muerte o la vida.
  • Para vivir, deben escoger explotar el otro ferry.

preguntasjoker1

¿Has tomado una decisión? Analicemos las características específicas de cada grupo:

  • Ferri ciudadanos: primero el caos, una ciudad en llamas. Luego la seguridad: un ferry de salvación. Y por último el terror: el dilema del Joker.

Este es el contexto que envuelve a los ciudadanos del ferri. Ahora toca tomar una decisión: morir con la conciencia limpia o sobrevivir, total son un montón de presos alejados de las normas sociales. Los ciudadanos comparten inquietudes, pero sus motivaciones diarias son distintas, con creencias y valores similares. ¿influirá sobre su decisión? ¿Se olvidarán de sus valores y creencias? ¿Se dejarán influir por el pánico? ¿Tomarán una decisión unánime? Apretar o no el botón, he aquí la cuestión.

En un principio, lo lógico es que los ciudadanos lo tengan claro y no aprieten el botón; de no ser así, se pondrían a la misma altura que los presos. Aunque la mejor opción de los ciudadanos, hablando en términos de coste y beneficios, sería siempre traicionar. Así, hagan lo que hagan los otros, siempre se salvarían; eso sí, si toman la decisión antes que los otros. Está decisión debe tomarse en un tiempo récord, donde las diversidades de personas hacen difícil la decisión. No pensará igual un tiburón de Walt Street que una enfermera “¿o sí?”, se pregunta el Joker.

  • Ferri presos: ¿por qué salvar a un grupo de peligrosos delincuentes? ¿Es por la responsabilidad del estado sobre los presos? ¿O porque no es conveniente tener sueltos a un montón de peligrosos criminales por la ciudad? O… Sean cualesquiera que sean las razones, un ferri se ha destinado a evacuar Arkham. Los presos en, un principio, tienen poca influencia en la decisión de volar el otro ferry para salvarse o sacrificarse. Parece que el peso de la decisión está sobre el director de la cárcel, si no es un motín el que toma la decisión. Así, nos encontramos la responsabilidad del director de la cárcel haciendo frente a la presión de un grupo de reclusos. El sudor que resbala por las mejillas del alcaide refleja la influencia que ejerce el miedo de los presos, pequeños destellos de su propio miedo le hacen pensar en apretar el botón, pero si son los presos quienes se lo piden, no debe estar bien. Los reclusos, como los ciudadanos, saborean el miedo y reaccionan como están acostumbrados: amenazan, gritan y alguno se queda en shock.

¿Deben, por su condición, sacrificase los presos? ¿Al ser delincuentes tendrán menos dudas e intentarán salvarse? Al igual que “los dulces ciudadanos”, su mejor opción sería apretar el botón los primeros, pero, muy a su pesar, son solo una pieza del juego para empujar a los ciudadanos a tomar una decisión

Este macabro juego gira alrededor de lo que es correcto o bárbaro, de las influencias en la toma de decisiones o de lo que podemos ganar o perder. Hemos visto la matriz de pagos en términos de ganancias tan tangibles como la muerte o la vida, pero para saber cómo va influir nuestra decisión hay que compararla con la matriz de pagos enfocada en lo que es apropiado o no. Aunque solo sea para saber qué tal vamos a dormir, si las sombras de los que sacrifique me atormentarán o cómo me van a juzgar los demás ciudadanos.

ferripresos_matrispreferencias

¿Qué matriz deberíamos usar para desarrollar la matriz de preferencia? Una marca la vida como prioridad dejándonos nuestra preferencia por cómo queremos morir, con dignidad o intentando vivir. Otra dicta qué debemos hacer, qué es lo correcto, no apretar el botón, confiar en que el otro ferry haga lo mismo y llegar a un equilibrio, asumiendo unas terribles consecuencias. Esta es la forma de pensar de un musculoso preso con tez amenazante. En medio de un ambiente en ebullición a punto de romper a cocer, se levanta, va directo hacia el alcaide y le dice “no quiere morir, pero no sabe quitar una vida. Dámelo [el control remoto], estos hombres te matarán y te lo quitarán de todas formas”, prosigue con calma, “dámelo, di que te he obligado y haré lo que tendrías que haber hecho hace 10 minutos”. El alcaide le da el control remoto, el preso se dirige a un ojo de buey y lo arroja al mar.

Mientras, los ciudadanos están escogiendo qué hacer, votan qué matriz utilizar. Recuento: un voto para vivir, un voto para hacer lo correcto, un voto para… Gana la vida por aplastante mayoría. Queda poco tiempo, el capitán con el mando a distancia entre sus manos piensa en alto: “nosotros seguimos aquí, eso significa que ellos no nos han matado todavía”. Bruscamente, un ciudadano le interrumpen su razonamiento: “los del otro barco ya decidieron, decidieron matar y robar. No tiene ningún sentido que tengamos que morir nosotros también”. Le arrebata el mando al capitán, pone sus dedos decidido sobre el botón de la salvación, analiza sus matrices y deja de nuevo el mando a distancia en manos del capitán.

Presos y ciudadanos, han decidido, todos en silencio esperan el desenlace. Ya es media noche, ningún barco explota. En ambos ferris saben que han escogido la opción correcta, han sido leales, un alivio que se pierde en la espera de la inminente consecuencia de haber escogido la lealtad.

 

Próximo capítulo: ¿el fin de los ferris?

 

Si la entrada te ha gustado no dudes en suscribirte al blog o visitarnos por las redes sociales, no sin antes pasarte por nuestra anterior publicación: El dilema del Joker

Un comentario en “El dilema del Joker 2

  1. Pingback: Resolución: el dilema del Joker 3 | Okapia Tools Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s