Mi avatar y yo

Llamó a la puerta y, sin mediar palabra, se echó en el diván. Ese “Quién soy es más importante que lo que soy y que a dónde voy” le había bombardeado el sueño, se había apoderado de él y de su mente, provocándole una rumiación incesante.

Ya despierto, se había ido a trabajar y a las cinco y media, como cada jueves, había llamado a la puerta de la consulta. No quería olvidarse de nada. Reclinándose en el diván y sin perder ni un minuto para decir “buenas tardes”, dijo: “Quiero solucionar la frase martilleante de la que no me he podido liberar a lo largo de toda la noche”.

Sin prestar atención a sus palabras, tras escupir la frase que le había atormentado, comenzó a comentar que había participado en una experiencia en la que, mediante la creación de un avatar, le había permitido realizar una actividad y tener relaciones emocionales con personas diferentes, en un contexto increíble.

Avatar

No sabía qué había sucedido, pero había tomado conciencia de que su Yo podía cambiar con el tiempo, y que realmente lo que pensaba y lo que era, sería lo que marcaría su desarrollo como persona. Pero, ¿esto era inmutable?

Su racionalismo, su miedo a la fantasía y al cambio; su negación a aceptar lo que le había sucedido; el tener que poner a distancia las cosas y tener que mantenerse como jefe de la manada, le había provocado un desasosiego importante.

Se preguntaba si esto le pasaba porque “ya era mayor”, porque “estaba algo cosificado”, porque “tenía que apoyarse en lo establecido”, porque “ya no era capaz de innovar” …

Se creó un silencio y, al cabo de unos minutos, dijo: “No, no es eso, simplemente creo que darme cuenta de que mi Yo puede cambiar, y que de hecho lo hace en cada momento que vivo, me ha dado un poco de vértigo”.

Meses más tarde, tras darme las buenas tardes, me dijo que las rumiaciones habían cesado.

Si la entrada te ha gustado no dudes en suscribirte al blog o visitarnos por las redes sociales, no sin antes pasarte por nuestra anterior publicación Investigadores y/o curiosos

Un comentario en “Mi avatar y yo

  1. Pingback: Escuchar el silencio | Okapia Tools Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s