Juego de tronos: Anticipación, incertidumbre y deseo

La anticipación nos mata. Me he quedado sin luz. He perdido la conexión? Algo malo está pasando.

No puedo saber qué, no quiero que me lo digan ni que me lo cuenten.  Mi imaginación me dice que…. puffff. Todos sabéis de qué hablo. Busco mantener mi mente alerta, ocupada.

 

Me sitúo frente a los libros que hay en la casa y leo “Tanto en Egipto como en Sumeria el nombre del hierro era el de “metal celestial”… y la tierra prometida la describen como “tierra cuyas piedras son hierro y de cuyos montes sacan cobre”. Y no puedo evitar pensar en ese Trono deseado por todos, hecho con las espadas de los enemigos derrotados. Representando el poder de la conquista.

 

Me riño a mí misma, no quiero ni anticipar ni anticiparme a nada y si sigo por ese camino, no podré evitarlo, la anticipación es el pegamento de las historias. La curiosidad me invade y pienso que no me traiciono, si una vez visto el simbolismo del hierro, profundizo un poco más.

 

Mientras que el oro está representado por el Sol, al Hierro, lo representa Marte, dios de la guerra y al que el trono sirve de manera sobresaliente. Siempre fue un símbolo de robustez, dureza, obstinación e inflexibilidad, todo ello lo hemos visto en las temporadas anteriores.

 

Llamo a ver que pasa con mi conexión y me dan esa explicación ambigua de es una cuestión de la zona, la estamos arreglando. Me hubiera ido de casa, estar sin luz y sin cobertura es raro, pero ante todo pienso, no es posible que para una semanita de vacaciones que tengo, haya decidido venir al campo y me pase lo que me está pasando.

 

juego tronos

Juego de Tronos

Intrigada por los simbolismos, busco en esta enciclopedia familiar la etimología de Trono, que no significa otra cosa que “asiento o silla elevada” y viene de “thronos”, un lugar reservado inicialmente a los dioses y que con el tiempo los seres humanos decidieron convertirlo en símbolo de estatus para los mas altos representantes de la política y la religión.

 

Distanciar y elevar a los gobernantes de los plebeyos se convirtió en un magnífico símbolo de poder a pesar de quien defiende que tiene un papel unificador, que es un símbolo de conexión, y que dependiendo de los materiales tiene un papel ideológico específico.

 

Me doy cuenta, que he descrito un personaje: su físico, detallado; el papel que ocupa, el rol que tiene y representa; sus fortalezas y debilidades; su historia, y sobre todo su capacidad para producir “deseo de dominio” en los seres humanos.

 

Todos tenemos un impulso de dominio, desde pequeños hasta en los roles sociales y profesionales a los que pertenecemos. El dominio, el poder conduce a tener más sexo, a esparcir la semilla, como lo vemos en nuestros parientes más cercanos, los chimpancés. Queremos poseer ese “dominio” por la misma razón, por la que las aves son coloridas y ostentosas.

 

Sin embargo, la lógica, tiene un gran papel en nuestras decisiones, a pesar de que estamos tremendamente “manipulados” por nuestros instintos  y condicionamientos sociales. Además como diría H. Lecter “siempre deseamos aquello que vemos, ¿y qué deseamos? Aquello que no tenemos”. Cedemos nuestra necesidad de dominio en un trueque vital, cambiamos libertad por protección, por seguridad.

 

Biennnnn, ha vuelto la luz, puedo conectarme. Aunque tendré presente que el Trono de Hierro es un personaje más ¿habrá que destruirlo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s